Alquiler de inmuebles para jóvenes

Alquilar un piso en vez de comprarlo suele ser la decisión mayoritaria entre los jóvenes debido a las ventajas que conlleva. En posts anteriores, hablamos de las ventajas y desventajas tanto del alquiler como de la venta, puedes consultarlo aquí.

Sin embargo, no es oro todo lo que reluce, encontrar un piso que se ajuste a tus necesidades y a tu presupuesto puede ser complicado. Por eso desde Centro Inmobiliario Zaragoza te recomendamos que agilices tu búsqueda dejando en manos de profesionales parte de este proceso. Celeste y Jesús llevan más de 20 años trabajando en el sector y son grandes especialistas tanto en la venta como en el alquiler de inmuebles en Zaragoza.

El alquiler suele ser la forma más rápida de poder independizarse, no requiere de una gran suma de dinero ahorrada, tan sólo un par de meses de fianza o tres. Además, si el piso se alquila con muebles el inquilino se evita amueblarlo, ahorrando también dinero.

Sin embargo, es bien sabido que el precio de los alquileres ha subido como la espuma. En grandes urbes como Madrid o Barcelona, las plataformas de arrendamiento de pisos para el turismo han ocupado los cascos históricos de la ciudades, dejando menos viviendas disponibles en estas zonas. Además, debido a la escasa oferta, los inmuebles que quedan libres en el mercado no suelen tener precios bajos y dejan de ser asequibles para personas menores de 30 años.

Es por esto que muchos jóvenes prefieren esperar y ahorrar mientras viven con sus familias para poder directamente embarcarse en una hipoteca. Tiene sentido, en muchas ocasiones las cuotas de las hipotecas de los barrios a las afueras de las ciudades son más bajas que los alquileres en el centro. ¿Es esta situación sostenible a largo plazo?

Desde hace tiempo este ha sido un debate polémico que ha suscitado diferencias tanto en el sector privado como en el público. El 18 de septiembre del 2020, entró en vigor en Cataluña la ley 11/2020 para la regulación de los precios del alquiler. Puedes consultarla detalladamente aquí. Este régimen de contención de rentas pretende equilibrar el interés patrimonial del arrendador y la función social de la propiedad urbana y “se instrumenta mediante la aplicación del índice de referencia de precios de alquiler de viviendas.”

Opiniones a parte, esta nueva ley pretende ser un balón de oxígeno para muchos jóvenes. Pero ¿qué ocurre en el resto de España? ¿Y en Aragón? La capital aragonesa, Zaragoza, aunque no llega a los precios de la catalana, tampoco se queda atrás. Un estudio en el centro para una sola persona oscila entre los 450 y los 500 euros más gastos. Si se necesita más de 1 habitación, el precio comienza a subir. Hasta 800 euros se llegan a pedir por pisos en el barrio de Actur de 3 habitaciones y 1 baño. ¿La solución? Compartir.

Muchos jóvenes entre 25 y 35 años comparten piso en Aragón. Una situación que durante el periodo estudiantil es agradable y poco a poco con los años comienza a serlo menos. En Aragón existen ayudas por parte del gobierno para jóvenes . Puedes consultarlas aquí. Sin embargo, estas ayudas suelen estar destinadas a personas que ya viven de alquiler, puesto que requieren de la presentación de las últimas cuotas, dejando a un lado a los jóvenes que buscan independizarse.

Si estás interesado en el mundo inmobiliario puedes leer otros posts sobre el alquiler aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *